lunes, marzo 4

A veces millones de personas no podrán mantener una temperatura adecuada en casa en 2022 | Economía

Las personas que no podrán pagar su factura energética en 2022, el año más grave de la crisis energética, serán 4,2 millones y ese mismo año, muchos millones no podrán mantener una temperatura adecuada en sus hogares. según un estudio de la Cátedra de Energía y Pobreza de la Universidad Pontificia Comillas.

el Informado de Indicadores de Pobreza Energética en España de 2022, para conocer estos meses se indica que en este año el número de viviendas no puede ser lo suficientemente caliente como para generar hasta el 17% del total; mientras que el reembolso del pago de facturas se realizará al torno al 9%.

Pesar escenario de altísimos precios de la energía quienes vivían en 2022, la pobreza energética oculta (el consumo de energía es significativamente bajo) no ha aumentado, pero sigue siendo muy alta, con más de cuatro millones de personas en esta situación.

En 2022, el 11,8% de los hogares en España tienen falta de energía (por un importe de 382,5 euros al año). Además, un 16,8% pretende dedicar una cantidad desproporcionada al despilfarro energético en comparación con sus aportaciones (en total, el 9,8% de sus aportaciones).

En un año de aumento de los precios de la energía, una tasa del 30,9% de los hogares incurre en lo que se califica como consumo energético estándar, un indicador que en 2022 será especialmente elevado porque muchos hogares reducen su consumo por los altos precios de la electricidad y el gas que desaparece. durante la invasión rusa de Ucrania. Sin embargo, las viviendas que no cuentan con un mínimo de confort para no poder desperdiciar energía, aquellas que se encuentran en lo que se llama pobreza energética oculta grave, subirán a un 10,6% de las viviendas, volviendo a bajar en 2022.

La información también indica que los medios de protección social que gastó el gobierno para compensar el efecto del subsidio al precio de la energía, como el aumento de los ingresos del bono social eléctrico y la cantidad de temperatura, tienen el efecto de reducir el riesgo. de la pobreza. energía en los hogares más desfavorecidos.

El Gobierno ha ampliado los ingresos del bono social, que pasó del 25% que estaba incluido en la factura de la luz a los consumidores considerados vulnerables al 40%, y del 65% al ​​80% para los más vulnerables, al mismo tiempo que la parte del bono La temperatura (una transferencia de ayuda directa para los gases a calentar) es triple.

Según el estudio, que no analiza el consumo energético para el transporte, como los combustibles, sin los ingresos del bono social, el porcentaje de vivienda energética en 2022 será mayor. En el caso de la pobreza energética estándar, el porcentaje de hogares afectados será elevado, un 31,3%, ante el 30,9% registrado, y en el caso de la pobreza energética oculta se verá seriamente afectada en un 10,9% de los hogares Frente al 10,58% que se quedó .

Además, según el estudio, las ampliaciones de bonos sociales también contribuyen a reducir la pérdida de capacidad energética (la diferencia entre el gasto energético real de la casa y el que debería haberlo hecho) en las casas más desfavorables hasta un 13% y estuvieron cerca de cubrir la mitad del gas energético requerido. Teniendo en cuenta la vuelta al sitio de las facturas, otros indicadores analizados fueron más ligeros, pasando del 9,5% del total de hogares en 2021 al 9,2% en 2022.

Esto se explica significativamente por el porcentaje de viviendas que no pueden mantener su hogar a una temperatura adecuada durante los meses de invierno, que aumenta del 14,3% al 17,1%, aunque el estudio puede suponer una reducción del consumo por el elevado precio de la energía.

Por comunidades autónomas, una de las mayores incidencias de pobreza energética es mayor en las regiones del sur de España, debido a los pequeños alquileres e ingresos, y menor en el norte del país y Madrid.

El director de la Catedral de la Energía y Pobreza de la Universidad de Comillas, Efraim Centeno, informó en la presentación de los indicadores de que la pobreza energética está en niveles elevados en España. Por su parte, José Carlos Romero, coordinador de la Catedral, demostró que lo bueno social no va para todos los que tienen que hacerlo y grita que no hay que atacar a la población energética, pero que también necesitamos una política de rehabilitando vidas.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO