jueves, junio 20

Ante un momento difícil Gobierno-UEFA | Fútbol | Deportar

Esta semana se celebró en Bangkok el 74º Congreso de la FIFA, y también tenemos una foto significativa: Ceferin, Presidente de la UEFA, y Rocha, que son de nuestra Federación, juntos e hijo, de la mano del segundo. Un mensaje al CSD, que completa la información para el organismo europeo justificando la necesidad de esta Comisión de Representación, Normalización y Vigilancia para pretender frenar las malas costumbres de la Federación. Misión difícil.

Lo primero que está en el centro de la figura de Pedro Rocha, un presidente para el que el CSD discute legitimidad, ni siquiera se ha entristecido por la incapacidad. Se considera impropio, según se le imputa, representar a España con representantes y actos oficiales, lo que recomendó a Del Bosque como hombre de bondad y consenso, mientras en la ciudad funciona la comisión de representación de la competencia.

A esta hora vemos la final femenina de Copa, que se resolverá en empat. Rocha no tuvo tiempo de registrarse en Bangkok ni de este argumento, pero Del Bosque no fue llamado a la sede de la Reina, que correspondió a la vicepresidenta de la Federación, María Ángeles García Chaves, «Yaye» para el fútbol, ​​que practica con éxito. . Obviamente está presente en la elección directa de Rocha, pero no tuvo la oportunidad de plantar el primer veto sólo contra una mujer y en la final de Copa femenina.

Venderá las dos finales europeas de clubes, la femenina, con el Barça, en San Mamés, y la masculina, con el Madrid, en Londres. ¿Quién ocupará el cargo de corresponsal del presidente de la Federación? Para Uribes tendrá que ser Del Bosque, pero en otros casos el protocolo del palco es cosa de la UEFA y será raro que Ceferin ceda. Y lo mismo ocurre con la Eurocopa. En JJ OO el registro es el COI y las altas corresponden a la cuenta del COE.

Hay alguien en esta parte que dice que el CSD no tiene estatutos. Ante la guardia de crédito de la UEFA. Hace cuatro años que se presentó ante Irene Lozano, elevada al carguero (29-1-20) por el mérito de apelar al amigo de Pedro Sánchez en su “Manual de Resistencia”. Sin piñón con Rubiales, junto al sacaron en Tebas dinero para que el CSD y la Federación cambien para permitir que LaLiga vuelva durante la pandemia en una pantomima que se llamó ‘La Paz de Viana’, eufemismo de tragala por no decir chantaje . Luego, Irene Lozano se peleó con Rubiales porque no aspiraba a la Liga Profesional Femenina y como el día de su desaparición mantuvo formidables discusiones con Pedro Sánchez, al que le pidió que abandonara el CSD. Aterrizó en la Casa Árabe. El sucesor de José Manuel Franco (30-3-21), depuesto de la Delegación del Gobierno de Madrid, que, en su preocupación por proteger a los Rubiales de contener a Tebas y mejorar a Florentino, evitó enviar al TAD las fechorías que lo anunciaban en su por iniciativa propia. Estos dos años y pocos para aterrizar en el Senado después de haber presentado una ley que no sirvió ni para el caso negro ni para el que ocupamos. A continuación se unió Víctor Francos (13-6-23), enviado a Madrid en la órbita Iceta-Illa, que se reunió con el cuerpo y con todos. Con él la vista del futuro ante Rubiales. Autorizado por Pedro Rocha, presidente del gobernador que sustituyó al rey, no convocó las elecciones hasta que pasaron los JJOO. Desaparecida de Madrid el matrimonio Iceta-Illa ha tocó dejar el cargo, que pasó (19-12-23) al exministro de Cultura y Deportes González Uribes, cuyas decisiones no son contrarias a la lógica sino a la línea de sus antepasados. Conoce la impresentable figura de Rocha y el forzó a estas elecciones de Francos el dispensó y que, seguro, ganó de la calle.

La Federación es un espacio rodeado y controlado por la comunidad de intereses que forma un presidente autónomo de práctica no edificante. Rocha es la flor de esta podredumbre y podrá reparar la entrega-no-entrega de trofeos de La Liga en Madrid y Barça. Pero tanto el gobierno como el CSD en particular no pueden presumir la ejecución en el caso Rubiales-Rocha. La UEFA ya no tiene criterios en lo que respecta al fútbol, ​​pero también existe pasión por el presidente electo.

De paso, siguiendo a Florentino, lo nuestro ha sido que el único Gobierno europeo no se opone a la idea destrozada de la Superliga, motivo mayor para que la UEFA no mire al CSD con simpatía.

Bien realmente. Si Rocha quitara el poder a la representación de los clubes de San Mamés, Wembley y Eurocopa, ¿quién podría citarle para no presentar las nuevas elecciones durante la temporada?

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_