miércoles, febrero 21

Cumbre del Clima: La caza verde tiene contradicciones | Negociaciones

Los combustibles fósiles, principales culpables de la crisis climática, tienen un papel indiscutible en el clima que comienza esta semana. No es sólo porque la COP28 se celebre en una de las sedes mundiales del petróleo y el gas: Dubái. Es cierto que el presidente de esta ciudad, que organiza la ONU Paraguay y en la que participan 200 naciones, será el sultán Ahmed Al Jaber, ministro de Industria de los Emiratos Árabes Unidos. Y director ejecutivo de ADNOC, la empresa pública de combustibles fósiles de este país.

Su nombre, que fue ratificado en la apertura del comité, fue propuesto por más de 450 grupos ecologistas, que fueron nominados por el secretario general de la ONU, António Guterres, quien lo propuso. Su departamento explicó que tanto el lugar como quien se festeja como quien preside es quien decide qué negociadores de los 200 países participan en las conversaciones sobre cambio climático. Las sedes son rotatorias y en 2023 le tocaba a la región de Oriente Medio. Y la propuesta del presidente parte del país organizador y del equipo la aceptan el resto de naciones sin problema.

En cualquier caso, la sede y el presidente de este cargo (que tienen un papel crucial en el liderazgo de las negociaciones) buscan aportar más evidencia de las contradicciones de la lucha climática internacional. Si se quiere que el calentamiento global esté dentro de límites seguros, el mundo debe completar una transición energética (tanto para el sector eléctrico, como para el transporte y la industria) para la desactivación de los combustibles fósiles, de los que viven muchas naciones, empresas e inversores. . El carbono, el petróleo y el gas son los principales culpables de los gases invernales que están acabando con el planeta. Y el sustituto tecnológico natural es la energía renovable, básicamente la que se alimenta del suelo y viene, porque cuesta meses invertidos para ser más eficiente.

La COP28 puede tener un llamado explícito a todos los países a comprometerse a triplicar la energía renovable para 2030. Esto significa pasar de los 3.400 gigabytes (GW) de 2022 a los 11.000, objetivo que se conoce como la evolución del sector en muchas partes del mundo.

Aviones de energía

Un análisis del grupo de expertos Ember revela que los planes energéticos actuales de las principales potencias del mundo permiten que en 2030 se dupliquen las instalaciones renovables, hasta alcanzar los 7.300 GW. Estos expertos, que analizan los aviones de 57 países, sostienen que es posible que el salto sea perfecto hasta los 11.000 GW y que, por supuesto, las naciones hoy no han conseguido rastrear con sus aviones los avances que hay en el sector solar y sector energético. .

Tanto el G20 como los dos actores principales de esta historia de crisis climática (China y EE UU) es saber que Dubái está llamada a triplicar las energías renovables, además de impulsar la reducción del uso energético mediante el aumento de la eficiencia. Esa es la parte fácil, la más difícil es lidiar con 200 personas que establecen objetivos para eliminar gradualmente los combustibles fósiles.

El evento de Glasgow, celebrado en esa ciudad en 2021, llega con otro llamado a avanzar en alejarnos del carbono sin recortar (lo que no tiene nada que ver con las técnicas de captura y almacenamiento de carbono). Y en todo Dubái, algunas naciones –como los líderes de la COP bajo Paraguay de la UE– afirman que están ahí para todos los combustibles fósiles, incluidos el carbono y el petróleo.

Estas llamadas no son una fuerza legal. Pero primero habrá que mencionar esta mención al abandono de todos los combustibles, precisamente en esta cumbre, que es importante. Porque la COP28 es la ciudad que logrará un equilibrio de los actuales planes climáticos de las naciones, que no es lo suficientemente severo y sitúa ahora al planeta con un calentamiento de entre 2,5 y 2,9 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales. La calefacción está en 1,2 grados y el objetivo del Acuerdo de París es que esté entre 1,5 y 2 grados. Por lo tanto, es necesario actualizar los planes para que las naciones se comprometan con registros de emisiones más estrictos.

Partiendo del equilibrio de este estado de ánimo, los países deberían presentar sus nuevos programas en 2025. Y António Guterres lanzó esta semana gobiernos que «cuban toda la economía y trazan un ruido para acabar con los combustibles fósiles». Sin un embargo, esto no parece ser lo que está sobre la mesa en estos momentos. Una fuente de la agencia ambiental de la ONU, Pnuma, anunció que se espera que los aviones de los actuales países productores de combustibles fósiles aumenten la extracción global de carbono para 2030; y podrían hacerlo con petróleo y gas hasta el 2050. Estos aviones, de ser reales, son imposibles de lograr con el Acuerdo de París. Además, solo el 4% de los países que contemplan sus planes climáticos han eliminado el apoyo público a los combustibles fósiles, lo que significa que habrá una crisis climática aún mayor. Por eso es necesario un cambio de ritmo. La duda se produce, a ser posible, en esta zona de Dubai.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO