lunes, marzo 4

Daniel Noboa, de 35 años, se convertirá en el próximo presidente de Ecuador tras unas elecciones dominadas por una espiral de criminalidad



cnn

El candidato de centroderecha Daniel Noboa, de 35 años, hijo de un magnate bananero, será convertirse en el próximo presidente de Ecuador, luego de una elección impulsada por preocupaciones sobre el aumento de la violencia y el deterioro de la situación de seguridad en el país latinoamericano.

Más de 10 millones de personas votaron en las elecciones presidenciales y datos del Consejo Nacional Electoral del Ecuador (CNE) muestran que Noboa obtuvo el 52,3% de los votos (4.829.130).

Su principal rival política, la candidata de izquierda y favorita en primera vuelta, Luisa González, obtuvo el 47,7% de los votos (4.404.014), dijo el CNE.

Noboa era legislador antes de que el presidente saliente Guillermo Lasso disolviera la legislatura y convocara elecciones anticipadas.

Candidato por el partido Acción Democrática Nacional, se comprometió a crear más oportunidades laborales para los jóvenes, atraer más inversión extranjera, utilizar la tecnología para combatir el crimen y propuso varias medidas anticorrupción, incluidas sanciones por evasión fiscal.

En declaraciones a los periodistas tras el resultado, Noboa agradeció a su esposa, a sus padres y a Dios por permitirle servir a su país.

“Agradezco también a todas aquellas personas que fueron parte de un nuevo proyecto político joven e improbable, un proyecto político cuyo objetivo era devolverle la sonrisa al país”, afirmó.

“A partir de mañana comienza a trabajar Daniel Noboa, su presidente de la república”.

Su rival, González, del partido Movimiento Revolución Ciudadana, protegido del ex presidente de izquierda Rafael Correa, se postuló con la promesa de aumentar el gasto público y los programas sociales y quiere resolver la crisis de seguridad atacando las causas profundas de la violencia, como pobreza y pobreza. desigualdad.

González era el favorito en la primera vuelta de votación.

Ella le concedió a Noboa después de que se anunció el resultado, diciendo que lo felicitaría por su victoria.

“Al candidato ahora electo presidente le enviamos nuestras más sinceras felicitaciones porque es una democracia; Nunca hemos pedido el incendio de una ciudad, nunca hemos llamado fraude”, dijo.

La seguridad fue reforzada durante la votación del domingo, con decenas de miles de policías y soldados estacionados en los colegios electorales de todo el país.

El crimen siguió siendo un tema central en la segunda vuelta de las elecciones de Ecuador, meses después del sonado asesinato de otro candidato presidencial, Fernando Villavicencio, asesinado días antes de la primera vuelta del 20 de agosto.

El asesinato se ha convertido en un símbolo trágico del deterioro de la situación de seguridad del país, donde organizaciones criminales rivales participan en exhibiciones brutales y a menudo públicas de violencia en las calles y cárceles del país en su lucha por controlar las rutas del tráfico de drogas.

La tasa de participación electoral fue “histórica” con un 82,33% a pesar de las preocupaciones iniciales de seguridad, dijo la presidenta del CNE, Diana Atamaint, después del cierre de las urnas el domingo.

“La transmisión de resultados fue fluida y constante; “Los ecuatorianos hemos monitoreado constantemente los votos obtenidos por cada uno de los candidatos, los cuales son resultado de la voluntad popular expresada en las urnas”, dijo tras la publicación de los resultados.

“Respetamos un proceso electoral histórico. El país nos encomendó esta misión y hoy le decimos al Ecuador y al mundo entero: “tarea cumplida”. hoy ganó la democracia, hoy ganó el Ecuador.

Antes de que Ecuador, un país de casi 17 millones de habitantes, se convirtiera en uno de los más peligrosos de la región, era conocido como un lugar relativamente pacífico ubicado entre dos de los mayores productores de narcóticos del mundo, Perú y Colombia.

Sus puertos profundos, su economía dolarizada y su corrupción lo han convertido en un punto de tránsito clave para las drogas dirigidas a consumidores en Estados Unidos y Europa. La creciente violencia, junto con la falta de perspectivas económicas, también ha obligado a muchos ecuatorianos a abandonar el país.

“No estamos seguros de cómo terminará esto porque no podemos vivir con este miedo” al crimen, dijo César Ortiz, propietario de una pequeña empresa, a CNN en Español en Quito antes de la votación.

Ortíz dicho Espera que el nuevo presidente se centre no sólo en la seguridad sino también en la economía porque «hay tanta gente desempleada, por eso abunda el crimen».

Quien gane el domingo podría recibir un cáliz maldito, dicen los analistas que cubren la región. “Gobernar Ecuador en este momento es un infierno: esta presidencia está diseñada para eliminarte de la política”, dijo Freeman.

El nuevo presidente tendrá relativamente poco tiempo para encontrar una solución a los problemas del país. Solo permanecerán en el cargo hasta 2025, lo que habría sido el final del mandato de Lasso, una breve ventana para que incluso el político más experimentado cambie la situación en el país.