lunes, marzo 4

De “Rafa, no me jodas” a la programación neurolingüística | Fútbol | Deportar

¿Has oído hablar de “Rafa, no me jodas”? Es un aliado del VAR, pero sin VAR. Ocurrió en La Romareda, mientras tenía vocación de sexador de pollos que fue festejada por el entrometido, Rafa Guerrero, habilitando al árbitro, Mejuto, mientras el Zaragoza salió en contravención tras lanzar un lanzamiento en su región:

–¡Penalti y expulsión!

Déjame decirte lo que escuchaste cuando:

–Vaya, jodder, Rafa, me cago en mi madre… ¿Expulsión de quién?

–Del seis número…

El barcelonista Couto y el zaragocista Aguado (el seis) habían realizado un entrevero en el salto. Así, cuando Couto regresó a su campamento, recibió a un colega, hoy en la región, pero no de Aguado, sino de Solana. Esto es lo que vive Guerrero, pero equívoca al autor. Fue expulsado por un inocente, ganó un penalti en la remontada del Barça, que perdió 3-2 y logró el 3-5 en una asistencia de la Romareda. Y Rafa Guerrero saltó a la fama.

No dije «Rafa, no me jodas», como dije, sino «vaya, joder, Rafa, me cago en mi madre…». Pero soy yo. También podríamos decir, por ejemplo: “No me mientas, Rafa, ¿qué quieres expulsar de una casa y las penosas penas contra una persona que no lo ha visto, yo que quiero expulsar al público de encima? Esto me llevó a tener un teléfono en tu propia espontaneidad.

Contrasta con estos diálogos de revisiones en el VAR que nos ofrecen el CTA en un lenguaje falso, según algo que llama (formalmente) «Programación Neurolingüística», que consiste en un medidor en la cabeza de los árbitros un modo de hacer algo creativo para lo artificial. Para que no tengas que pensar en ello, tienes que ir a la pantalla del VAR para que solo tengas que decidir los tacos, presumiblemente, si has determinado las palabras (‘pero’ entre ellas) y mantener con el sexador de Los pollos grabados en la sala VOR son una charla ‘constructiva, non restrictiveiva’, evitan actividades divergentes y usan una jerga muy salpimentada de inglés, qui se note que hemos ido al colegio. «Llamada tiene OFR (On Field Review, and no «ve a la pantalla»), cámara High Behind (tras la portería), Super Slow (súper slowa), Loop (loop, repetición insistente), High Close Up (plano corto ), Frame (imagen parada), Attacking Possession Phase (attack Phase), reducible a APP para que, como en OFR, ni los que sepan inglés lo entiendan, Reverse (el otro lado)… Y algo en castellano colado con cierta intención críptica , como «dinámico» para acción en movimiento.Por no extenderme más.

Una especie de constructor de tipo intelectual artificial, que resulta tan duro para los interlocutores naturales de Tuvier, que tienen la edad suficiente para comprender cómo son humanos, al estilo de Mejuto y Guerrero en este día de Marras.

Debido a las diferencias, es seguro que, de ambas partes, el árbitro del campo estará obligado a renunciar a su primacía en favor del gofrado, que aparecerá repitiendo una lectura hasta que asuma su ignorancia previa. Ya De Burgos Bengoetxea levantó una bronca porque en el Celta-Valencia le dijo a Ortiz Arias «me dejas» mientras salía de la sala del VOR.

Escuchar estas charlas contribuyó a empeorar el desastre. Este lenguaje impostado y oscuro sólo sirve para acentuar las sospechas, que en la cuestión del fútbol y de nuestros colores, como todos nosotros, da la impresión de que hay una conspiración taimada que orienta las cosas a favor del enemigo. Cuando en realidad es un enemigo común, el poder creer en demasiados ciudadanos que, desde niveles cada vez más altos, degradan las normas y se encadenan a los árbitros.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_