domingo, abril 14

El CSD tradujo el TAD de la petición de inhabilitación a Pedro Rocha, presidente de la comisión gestora de la federación de fútbol | Fútbol | Deportar

El proceso de inevitable regeneración se vivió en la sede de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en pleno arrebato de tono del expresidente Luis Rubiales durante las celebraciones del título mundial que registró para la selección femenina el paso a Sídney va camino para atacar el viejo orden que rige el fútbol español. En la cuerda flotante también está el último supervisor, el sucesor «interno» de Rubiales, Pedro Rocha, enviado a marcharse unos meses en un puesto que no le corresponde.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) inició las tareas que pueden derivar de la inhabilitación de Rocha, el presidente de la Comisión Gestora de la Federación, pudo confirmar luego a este diario cómo se dio la bienvenida ese día con la inhabilitación del presidente Luis Rubiales. Jenni Hermoso durante numerosas celebraciones en Australia. El procedimiento es el mismo y tiene un origen idéntico: una denuncia de Miguel Galán, presidente de la escuela de negocios Cenafe y hombre que está en el origen de las solicitudes que respondió a los últimos presidentes de la federación, el mismo Rubiales y, antes, Ángel María Villar.

La denuncia hecha por Galán al CSD que preside José Manuel Rodríguez Uribes tras la descalificación de Rocha, el hombre denunciado en su día para continuar ante la RFEF por un Rubiales que finalmente quedó mermado al ser acorralado por todos los frentes, FIFA, CSD y Gobierno español. Los motivos por los que Galán argumenta en su denuncia contra Rocha, como hizo para acceder a EL PAÍS, se basan en la vuelta a la convocatoria electoral porque el expresidente Rubiales dejó pasar el cargo en septiembre y en la declaración de funciones de Rocha. lo cual no corresponde a un presidente de una comisión gestacional por su condición interna.

Recibida una segunda denuncia, recibiendo el imputado el día 18 de marzo -e insistiendo en la obligación del Consejo de plantear el asunto, también pidió a Rodríguez Uribes que prevaricara-, el CSD comunicó también a Galán que iniciaba los trámites para interponer el caso. asunto ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), al que corresponde, en todo caso, decidir sobre el mismo. Así, el CSD trabaja en la redacción de una petición motivada a partir de la denuncia de Galán, que elevará al TAD. El tribunal será quien valorará los indicios de delito y decidirá si abre rápidamente una sanción a Rocha y, por tanto, inhabilitarlo y separar sus funciones.

En su denuncia, Miguel Galán explicó que Pedro Rocha no asumió la presidencia de la Comisión Gestora, sino con una sola competencia: convocar a las elecciones del presidente con la actual asamblea. Pero no lo hice. Y dice: “Pedro Rocha, como órgano interno, no ejerce ninguna función limitada al trabajo ordinario de los agentes federales”.

Y analizar varios episodios. Como convocante de elecciones a la asamblea sin ser presidente de la RFEF; la celebración de una asamblea que costó 675.000 euros y recibió 392,1 millones de euros como presupuesto sin tener las capacidades para ello; También supe que el director general, Andreu Camps, había sido enviado a su día por los futbolistas españoles y uno de los dirigentes que había ayudado a calmar la crisis para la persona de Jenni Hermoso; Asimiismo, incluso entre las decisiones de quienes no tienen competencias en la renovación del contrato del técnico Luis De la Fuente, la destitución del técnico femenino, Jorge Vilda, o la convención de Montse Tomé en su lugar. Todas estas decisiones tratan de “entrar en los tribunales políticos estableciendo nuevas pautas directas, condicionales, comprometedoras e implícitas para quienes deben determinar el futuro nuevo presidente”.

Durante este tiempo, y si recibe las indicaciones pertinentes por parte del CSD, Rocha se queda sin pedir su elección. La elección de la Convocatoria está prevista para el pasado miércoles, día en el que una unidad de la UCO de la Guardia Civil entró en Las Rozas (y otros domicilios) para establecer un intenso y largo registro que se detuvo con estos detenidos, entre ellos el director de los Servicios Jurídicos. , Tomás González Cueto, así como Luis Rubiales y su amigo Nene, fueron investigados por ser culpables de un caso de daños denunciado por la administración de corrupción y ventas que atendía a la RFEF en su centro de operaciones.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_