lunes, marzo 4

El déficit público cae en octubre, pero el objetivo para fin de año se complica | Economía

Le déficit public a baissé en octobre en comparaison avec le reste de la période 2022. Selon le ministère de l’Habitation, la différence entre les revenus et les dépenses des administrations a été réduite de plus d’un 3% en une décennie au cours del año. los 19.178 millones de euros. Esto supone un 1,31% del PIB, un porcentaje que, en los dos meses que finalizan el ejercicio, ya tiene mucho margen para que se acumulen las previsiones del Gobierno y se haya comprometido con Bruselas, desde el 3,9%. Sin embargo, recién entre noviembre y diciembre cuando la fase supuesta mejorará y, si las finanzas públicas han evolucionado de manera similar al año pasado, el ajuste supera el 4%.

En 2022, el nuevo supuesto se multiplicará por más de tres en el último año del año. Si a las cifras disponibles se les aplican hasta hoy las mismas tasas de crecimiento de esta cuantía, el acero presupone que este ejercicio gira en torno al 4,1% del PIB. Aunque se trata de un dato que debemos utilizar con cautela, porque las semanas mensuales son volátiles y corren el riesgo de pesar mucho, las organizaciones que también sitúan el déficit de 2023 en relación con las previsiones oficiales.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) es una de ellas. Sus cálculos auguran un descenso del 4,1% del PIB para el año, una previsión que se ha mantenido a lo largo de los últimos meses y que se ha revalidado tras el objetivo de estabilidad, publicado la semana pasada.

El Banco de España, por el contrario, obtuvo un resultado ligeramente mejor en el sorteo de Hacienda. En sus últimos proyectos macroeconómicos, publicados esta semana, que sitúan el déficit en el 3,8% para el año, alertan del aumento de la recuperación, en todos los impuestos indirectos -como el IVA o los carburantes-, sigue perdiendo combustible.

La reducción del déficit prevista por Hacienda supone un récord de casos con un punto importante respecto al presupuesto anterior acero (4,8%). De esta manera, el números rojos De España, Irán pasa por los ingresos del 3% del PIB, que es la meta fija del Gobierno para 2024 y el paraguas desde el momento en que se active el brazo corrector de Bruselas, que estará vigente a partir del próximo año con el puesto de inicio en los países europeos con las cuentas más maltrechas como España.

Las normas fiscales europeas se suspenderán debido a la pandemia, de modo que los Estados miembros puedan desperdiciar muchos recursos para apoyar la economía sin iniciar un procedimiento de ajuste. La cláusula de salvaguardia -tal como define en la norma comunitaria la posibilidad de suspender el marco presupuestario en caso de acontecimientos extremos- será invocada durante la invasión rusa de Ucrania y los desastres económicos que provocaron: problemas de suministro, inflación en los núcleos por parte de las energéticas crisis y un progresivo fortalecimiento de la financiación mediante subvenciones de tipos de intereses.

En 2024, el escenario será diferente. El marco fiscal estará vigente, incluso en una forma distinta a la de la era anterior al covid. Las empresas europeas han aprendido a flexibilizar el resultado, gracias a la introducción de planes de ajuste plurianuales diseñados a nivel de los países afectados y de la Comisión Europea. España recibió especial atención por parte del Ejecutivo comunitario, que le recomendó limitar el aumento de su renta primaria y aconsejó que la próxima vez que la prima abra un procedimiento de déficit excesivo a la luz de los presupuestos siderúrgicos de este año. Los datos definitivos no se conocerán hasta el próximo mes de marzo.

Un 5,5% más de recaudación

Los ingresos tributarios aumentaron un 9% interanual en noviembre, según la información mensual publicada por la Agencia Tributaria en los últimos años. En el acumulado del año, la recaudación alcanzó los 252.927 millones de euros, una moneda que supone sólo un 1% respecto a la inversión en todo 2022. “A falta de un mes para finalizar el año, el incremento de las aportaciones en 2023 será 5,5%”, afirma la organización.

El avance produce peso por las generosas reducciones fiscales aplicadas para paliar la inflación global, en particular las vinculadas a los suministros energéticos, y debe recaer sobre el buen comportamiento de todos los impuestos directos. El IRPF y las empresas crearon en términos homogéneos un 9,6% y un 10,2%, respectivamente, entre enero y noviembre, gracias a la fortaleza del empleo, los subsidios salariales y de pensiones y la visión de los beneficios empresariales. Las aportaciones en IVA, afectadas por las reducciones antes mencionadas, contrastan ligeramente con las del mismo periodo, mientras que los impuestos especiales aumentan un 2,5%.

Incluso si el crecimiento es positivo en general, no se tiene la brillantez del año pasado, cuando el rendimiento fue del 14,4%, utilizado para un crecimiento empresarial más sólido y fuertes subsidios a los precios.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO