jueves, junio 20

El Madrid impone su autoridad cuando el Bayern discute | Baloncesto | Deportar

Euroliga tiempo de día 20

B. Munich

Real Madrid

El Bayern ha querido mantener alta la moral del Real Madrid como parte de la decisión del partido, y la cosa ha ido a más. Después de que los Chus Mateo levantaran un muro durante todo el choque, y llevaran a los alemanes a otros puntos de diferencia, se arrepintieron de haber despreciado un rato al equipo blanco y amarraron a los bávaros a la base de triples de Lanzar. Consiguieron colocarse, a 5 minutos de la final, en solitario a 5 puntos de distancia (65-70).

Y ahora ha aparecido el Madrid de la verdad y no ha ocurrido que haya jugado hasta ahora, y que, por las principales exigencias, lo haya hecho. trantran. En un recelo, después de un parcial de 3-20, me dije que se podía ganar, para no pasar dificultades a la hora de la verdad, y sacré la máquina de carne picar para irme a la bocina con 21 puntos. de venta (71 -92). Hubo una exhibición de poder cuando hubo un error. Tampoco puedes recuperarlo de la mesa. Era la sensación que era algo natural, que venía desde dentro, de los jugadores que suspiraban cuando estaban en el botón de apagar, y eso es lo más importante, en el encendido.

En un emotivo partido para los Bávaros, que saltaron a la canción con el número 5 a la espalda de Franz Beckenbauer, el Real Madrid no contó con el pie de su ex, Pablo Laso. Dominé le marcador dans les quatre parciales, il a permis d’engorger les statistiques de Sergio Llull, qui est le joueur madridista avec le plus de partis de l’histoire, avec 1.047, superando à Felipe Reyes avec celui qui a comparé la marque pendant tres días. Con sus tres triples, supone también un paso más allá de la marca histórica de Juan Carlos Navarro, con 623, por los 612 que tiene el jugador del Real Madrid.

Poirier, con 18 puntos, fue el mayor anotador madridista, seguido de Hezonja (17) y Musa, que es incombustible, con 16. Entre todos, neutralizando el acero a las ratas del francés Francisco, que con sus cuatro triples provocó el detonador de la reacción. de su rival, que vive como la cuestión aban su jerarquia y no lo consintió. No quiere, ni por un momento, perder su cómodo estatus en lo más alto de la clasificación.

Mónaco 93 Baskonia 83

Jugar en el Omnisports Hall, construido bajo el Estadio Luis II, no es como jugar en el Grey o el Turkish Fire de la Euroliga, o en el Stark Arena del Partizan en Belgrado. Es una experiencia más comparable a la ópera en comparación con estas calderas, o al Buesa Arena cuando se trata, porque la carrera del Basconia ante Mónaco (93-83) se puede adquirir por varios motivos, entre ellos los pescadores de piedra Los vitorianos después de tantos partidos consecutivos, o al desarmado en los lanzamientos, incluidos los tiros libres (11 de 19), un pobre 57%, pero siempre con la presión ambiental de la costa monegasca.

Fue un partido parecido al que jugaron contra los vitorianos, incluso en la final, con el despegue local cuando jugó el Baskonia a la desesperada. En el primer partido con victoria por la mínima (21-22) de los jugadores de Ivanovic, que tenían a Markus Howard como el hombre más ilusionado, aunque sus 33 puntos en la final no estaban a la altura de su equipo, debido a la irrupción imparable de Mike James. , que fue titular con su equipo en los dos siguientes cuartos, inclinó la balanza hacia el lado del Mónaco, que promedió al Baskonia en los dos partidos del torneo regular.

Solo Sedekerskis en algunas fases, y Kotsar, que paró al inicio del partido, hicieron la talla en ataque, aunque Moneke tuvo sus chispazos en el rebote (13), aunque no fue suficiente para poder regresars de la Costa Azul con una victoria, y el Baskonia se encuentra con un balance de estas victorias y últimas vueltas. Ni frío ni calorías.

Valencia Basket 79 Zálgiris 84

Ganar un partido en Euroliga es un trabajo hercúleo, y el Valencia Basket estará en los últimos partidos. Frente al Zalgiris, la moneda estaba en carne viva tras un shock muy similar que se desbordó en pequeños detalles. El equipo de Mumbrú sacó una gran llamada de Evans con par de triples en las instantáneas finales, que inclinó la balanza. Y luego el marcador con alternativas, la aparición de Ojeleye para dinamizar al conjunto naranja, pero tras la acción que tuvo ante los valencianos (74-72), el acero de Evans fue decisivo

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.