lunes, marzo 4

El modelo exportador español | Negociaciones

El sector externo es uno de los principales protagonistas de la reciente recuperación de la pandemia, similar a la que siguió a la crisis financiera. España es el único de los grandes países de la Unión Europea que ha mantenido así simultáneamente una sólida supervisión de los intercambios comerciales (en torno al 2,5% del PIB en el último año, con datos hasta el tercer trimestre, prácticamente como los medios del periodo 2015). -2019), y un abundante flujo de entradas de capital extranjero. El doblete también tiene capacidad de resistencia y confianza ante las turbulencias geopolíticas de los últimos años.

La pregunta es si este resultado es sostenible en el tiempo. Para calibrar, en un mundo interconectado, debemos examinar nuestra trayectoria a la luz de las transformaciones que afectan a la economía global.

La más obvia: Europa, nuestro principal mercado de exportación y atracción de inversiones, está en tierra en relación con los otros grandes bloques comerciales. El aumento de la zona del euro aumentará durante más de un año sin ceder, de modo que la esperanza de vida supere los niveles de actividad prepandemia. El PIB se sitúa apenas un 3% por debajo del alto nivel de finales de 2019, mientras que la economía norteamericana se vio impulsada un 7,3% más hacia esa sombra. Y habrá una divergencia más visible el próximo año.

La locomotora exportadora europea parece haberse visto socavada debido a la notable contracción del gasto externo (del 2,8% del PIB en el período 2015-2019 al 1,2% en 2023). El bloqueo también es menos atractivo para el capital productivo internacional. La inversión extranjera directa retrocederá a los términos agregados, con diferencias, porque se producirá en Alemania al mismo tiempo que en España. Mientras tanto, el capital se está expandiendo a través del Atlántico mediante la aplicación de las poderosas herramientas de inversión y reubicación corporativa de la Ley de Reducción de la Inflación. Europa no tiene un arsenal comparable al que agotó a la administración Biden, ni una estrategia coordinada, optando de facto por la competencia entre empresas comunitarias, como prueba de la inflación de los subsidios nacionales, o las “ayudas estatales”, un instrumento ineficaz. que también ha perdido el mercado único a favor de economías con menos espacio fiscal como la nuestra.

Además del deterioro de la situación energética, Europa tiene un déficit crediticio en su comercio de productos de alto valor tecnológico, en particular con China. En 2022, el déficit alcanzó los 36.000 millones de euros, lo que superó los sobrecostos de años anteriores. Asimismo, el comercio de vehículos eléctricos genera pérdidas.

Entonces usted tiene el mérito de que las empresas españolas hayan ganado terreno en un mercado comercial como el europeo. Tarde o tarde, sin embargo, el apogeo de nuestras exportaciones se retrasará. De hecho, se están viendo síntomas del comercio con la UE, como el ligero descenso de las exportaciones de bienes registrado hasta noviembre. Lo importante, por su parte, es la recuperación, de cómo puede esperar un contrato externo excesivo para este año. Según el panel de funciones, el superaviv que arroja nuestro saldo a tasa corriente bajará hasta el 1,5% del PIB. Hoy es un saldo saludable.

Sin embargo, en el medio plazo, aunque dependa de un bloque comercial europeo en relativo declive, nuestro aparato productivo está en contacto con la incorporación de nuevas tecnologías para mantener su posición competitiva. El talón de Aquiles es el handicap de productividad, revelando la dificultad para lograr la transición digital, debido a la erosión de ventas que tenemos en términos de costes de producción. Un vino de cola que ayuda a preservar el consenso social y actúa sobre todas las palancas que estimulan la productividad.

Comercio internacional

Las exportaciones de Cayar alcanzaron hasta noviembre el 0,7% respecto a un año antes, impulsadas por los derivados del petróleo, los productos semiacabados y los medicamentos. En el lado positivo, llevar a cabo una recuperación de los vientos ajenos al sector de la automoción y una consolidación robusta de los bienes de equipo. Las importaciones también experimentaron una reducción a nivel agregado, del 6,8%, como consecuencia de la reducción global de las compras de energía. Con estas tendencias, el déficit comercial tiene un coste menor respecto al año anterior.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_