miércoles, febrero 21

Elecciones en México: Claudia Sheinbaum y Xochitl Gálvez luchan por convertirse en la próxima presidenta de México



cnn

El oficialismo calificó esta ceremonia como una ceremonia de entrega de poder. Pero la oposición lo criticó calificándolo de “transmisión del cetro”.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que está constitucionalmente prohibido para postularse para un cargo, intentó el mes pasado demostrar, de manera muy pública, que la candidata presidencial Claudia Sheinbaum tenía su bendición. Por ello, entregó el poder a su esperado sucesor, durante una ceremonia frente a un restaurante en Ciudad de México, no lejos del Palacio Nacional, sede del poder ejecutivo del país.

Sheinbaum, exalcalde de la Ciudad de México de 61 años y aliado político de López Obrador desde hace mucho tiempo, acertó en todas las notas al agradecerle. Al aceptar el testigo con la nominación presidencial del partido de izquierda Morena, Sheinbaum dijo que asumirá «toda la responsabilidad de continuar el rumbo marcado por nuestro pueblo, el de la transformación iniciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador».

Cuando los mexicanos acudan a las urnas el próximo junio, elegirán entre dos mujeres para la presidencia, una novedad en la historia del país. Apenas cuatro días antes de que Morena nominara a Sheinbaum, la coalición opositora de México, el Frente Grande, eligió a otro candidato formidable, la exsenadora Xochitl Gálvez del partido conservador PAN.

Esta no es la primera vez que México ve mujeres candidatas a la presidencia; antes de Sheinbaum y Gálvez, hubo otras seis candidatas presidenciales. Pero como los dos principales partidos políticos nominan a mujeres, esta es la primera vez que se da por hecho que a partir de diciembre de 2024, México, un país alguna vez conocido por su machismo, estará dirigido por una mujer.

Sin embargo, algunos críticos dicen que la sombra del saliente López Obrador se cierne sobre la competencia.

Conozca a los candidatos: Sheinbaum y Gálvez

El ascenso de Gálvez en la política mexicana fue meteórico; esta primavera declaró que ni siquiera era la favorita del PRI, PAN y PRD, los partidos que ahora forman la coalición Frente Amplio. Fue una disputa pública con el propio López Obrador –quien regularmente la atacaba como una “débil”, una “títere” y una “empleada de la oligarquía” durante las conferencias de prensa- lo que finalmente la llevó a ser el centro de atención.

En junio, Gálvez se volvió viral cuando intentó ingresar a Palacio Nacional con una orden judicial que le otorgaba el derecho a responder al presidente, luego de demandar exitosamente a López Obrador. «No es un espectáculo», dijo a los periodistas a las puertas del Palacio Nacional. “La ley es la ley y punto”.

Hija de padre indígena y madre mestiza, Gálvez se desempeñó como máxima funcionaria de asuntos indígenas durante el gobierno del ex presidente Vicente Fox antes de convertirse en senadora. Sin filtros e irreverente, se describió a sí misma en una entrevista con CNN en Español como «una mujer todo terreno, 4 por 4».

En cierto modo parece progresista. Gálvez ha abogado ante el Congreso mexicano por los derechos y el bienestar de los grupos indígenas y afromexicanos y, en un foro regional a principios de este año en Monterrey, dijo que México, rico en petróleo, debería recurrir a las energías renovables. “No lo hicimos porque somos tontos”, dijo Gálvez sin disculparse.

También dijo que se deben mantener las pensiones del partido izquierdista López Obrador para todas las personas mayores y propone lo que ella llama un «sistema universal de protección social» que consista en programas sociales para gran parte de las clases medias y bajas.

Pero cuando se trata de seguridad y lucha contra el crimen organizado, el triple plan de Gálvez es musculoso, basado en lo que ella describe como «inteligencia, corazón y dureza»: fortalecer las policías locales y nacionales y dar acceso a inteligencia, defender y proteger. víctimas y respetar el estado de derecho.

Macario Schettino, analista político y profesor de ciencias sociales del ITESM, reconocida universidad mexicana, califica de impresionante el impulso político de Gálvez, considerando que hace apenas unos meses ni siquiera era considerada una candidata con perfil nacional. “Acaba de empezar a consolidarse en términos políticos y ya ha experimentado un gran crecimiento. Mucha gente en México todavía no lo sabe. Ella ganará… popularidad», dijo Schettino, «mientras que Claudia Sheinbaum ya no puede moverse de donde está porque ya es conocida por la mayoría de los mexicanos».

Sheinbaum, física con un doctorado en ingeniería ambiental, también sería la primera presidenta de ascendencia judía si gana, aunque rara vez habla públicamente sobre sus antecedentes personales y ha gobernado como una laica de izquierda.

Actualmente lidera la mayoría de las encuestas y será una oponente formidable a batir. Sheinbaum no sólo cuenta con el apoyo total del partido gobernante, sino que también estuvo durante mucho tiempo en el centro de atención como alcaldesa de la ciudad más importante de México durante los últimos cinco años, hasta que renunció en junio para postularse a la presidencia.

Políticamente, Sheinbaum se ha comprometido a continuar con muchas de las políticas y programas de López Obrador, incluida una pensión para todas las personas mayores, becas para más de 12 millones de estudiantes y fertilizantes gratuitos para los pequeños propietarios de granjas. Pero la destacada ex alcaldesa rechaza las críticas sobre su estrecha alineación política con el presidente. «Por supuesto que no somos una copia (del presidente)», dijo en julio.

Sin embargo, no duda en elogiar los principios que comparten: “Por el bien de todos, demos prioridad a los pobres. No puede haber un gobierno rico si la gente es pobre. El poder sólo es una virtud cuando se usa al servicio del pueblo”, dijo Sheinbaum, haciéndose eco de los mismos lemas de campaña que López Obrador ha utilizado durante años.

Schettino cree que el enormemente popular López Obrador ve a Sheinbaum como su extensión de poder. Señala las raíces de su partido Morena en el autoritario Partido Revolucionario Institucional que gobernó México durante más de siete décadas hasta el año 2000, conocido como «El Dinosaurio», y en el Partido de la Revolución Democrática que le siguió.

En 2012, López Obrador creó Morena como partido político. Schettino ahora describe al partido como un «tiranosaurio» bajo la influencia de López Obrador, lo que representa lo que, según él, es el deseo del actual líder de tener un sucesor que siga de cerca su propia agenda. “Presidente López Obrador, un dinosaurio que no sólo es dinosaurio, sino que también tiene vocación de tirano. Él no quiere ir allí. Quiere permanecer en el poder”, dijo Schettino.

“Creo que él construyó la candidatura de Claudia”, dijo Schettino.

López Obrador, sin embargo, ha rechazado repetidamente las acusaciones de tendencias autoritarias o de preferencia por un candidato que pueda controlar. A principios de este año, López Obrador negó tener favoritos entre los candidatos de su partido o ejercer presión a favor de uno u otro candidato detrás de escena.

También dijo que se «retiraría por completo» una vez finalizado su mandato de seis años. “Me retiro, por supuesto ya no participaré en ningún evento público. No aceptaré ningún cargo, no quiero ser asesor de nadie y menos actuar como líder. No voy a tener relaciones con políticos. No voy a hablar de política”, dijo el presidente. le dijo a la prensa en febrero.