lunes, marzo 4

Girona renueva las sensaciones y los perros en la carrera por el Rayo en la Copa del Rey | Fútbol | Deportar

El caprichoso destino une al Rayo Vallecano y al Girona en los octavos de la Copa del Rey en Montilivi. Dos conocedores de emprendedores que han vivido en ambas casas, un hilo conductor que tienen Míchel y Francisco. Encuentro repetido -se encontró en la misma jornada de la competición hace dos años- pero con un resultado que amplía la visión del fútbol gerundense: Cristhian Stuani logró la victoria (3-1) ante el Rayo que le permitió pasar los cuatro por La segunda vez en tu historia.

3

Juan Carlos, Miguel Gutiérrez, Arnau Martínez (Yan Couto, min. 45), Daley Blind, Juanpe (Antal Yaakobishvili, min. 45), Tsygankov (Valery Fernández, min. 60), Yangel Herrera (Aleix García, min. 60) , Sávio, Jhon Solís, Portu y Stuani

1

Daniel Cárdenas, Martín, Josep Chavarría, Abdul Mumin, Andrei Ratiu, Unai López, Isi (Álvaro García, min. 66), Óscar Valentín (Jose Pozo, min. 82), De Tomás (Trejo, min. 66), De Frutos (Falcao, min. 75) y Nteka

goles 1-0 minutos. 14: Stuani. 2-0 minutos. 18: Stuani. 3-0 minutos. Min. 26: Daley ciega. 3-1 minutos. 35: Ntéka.

Árbitro Jorge Figueroa Vázquez

Tarjetas amarillas Ntéka (min.47)

Míchel, entre los bajos y la necesidad de tener el Tropezón con el Almería en La Liga, volvió a quedarse con el título con sus cambios respecto al equipo inicial del último partido contra el compañero de fórmula del certamen nacional, en el que Francisco solo presentó la variaciones. El ambiente era frío y la meteorología no tuvo nada que ver: se registró la entrada temporal de 7.911 espectadores.

Pero eso no impide la victoria del local. El Girona ha avanzado desde que se encargó, colocado en posición dominante con el balón ante la cerrada zaga del Rayo que revocó y repelió los centros de Savinho, y un Cárdenas que rechazaba las desapariciones de Tsygankov. La posición del equipo de Michel predecía el resultado. Sólo me queda conocer la experiencia de un conocido capitán uruguayo que al perder unos minutos no se deja llevar por quien más quiere hacer: marcar. Un balón filtrado de Tsyganokov encuentra el desmarque de Portu para preparar el gol de Stuani. Pero hubo más en él: Mumin se desvió y se maltrató al pitar un penalti que Stuani le había metido a Panenka. El veterano no se siente capaz y ataca al tres tantos Acompañado del impulso frenético de todo el equipo. Portu, presente en ambas porterías, se impondrá en la presencia y tendrá un papel perfecto para Blind, sonriente tras marcar el tercero en la sien del líder liguero.

El espacio era insuficiente para el Girona y Montilivi se mostraba eufórico. El Rayo se sitúa ante la frenada del equipo revelación de la época. Ni Chavarría ni los cabezazos de De Frutos salen a la puerta de Juan Carlos. Pero Solís se encontró en la salida del balón y Nteka, con un disparo cruzado, tiene algo vivo en el marcador para su equipo.

El ambiente es tranquilo y Stuani y Nteka están felices de ser felices. El Rayo fue más fuerte en la segunda parte, en todo lo que pasó, y provocó errores del Girona, atacando al portero con mayores intenciones de Nteka. Eso sí, ojo, no debemos comprometernos, y luego pretendemos aumentar la diferencia en un movimiento intenso para recuperar el control total del balón. Aguantaba el Girona, con más suficiencia por falta de balón, y rozaba el cuarto gol hasta el pitido final.

Michel no tenía compasión por su intérprete y se sentía culpable por cualquier modismo pasado. Sigue el camino imparable de Girona. Tras volver a entrar en La Liga, el remitente tiene cada vez más claro el trofeo de la Copa del Rey.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.