domingo, abril 14

Jannik Sinner: “Si estás tranquilo, la mente es la única que se puede controlar” | Tenis | Deportar

Dos semanas después de coronarse en el Open de Australia y levantar el primer major de una gran carrera, Jannik Sinner (San Candido, Italia; 22 años) se encuentra al otro extremo de la pantalla y disputa una reducida selección de medios. internacionales, entre ellos EL PAÍS. El peinado revuelto y la cabellera roja concenden un aire desenfadado que nada tiene que ver con el de ce compétidor de hielo que parece no sentir ni padecer, que pelotea como un autómata y que se mueve según la intensidad del intercambio gana. Cuando se trata de la gorra, la joven italiana se transforma. “Bueno, cuando tengas siete años me enfadaba, sí, pero diré que no mucho. En general, él siempre tiene la intención de estar tranquilo y hacer el tiempo, yo también», contestó en el transcurso de una conversación que muestra el mismo aplomo que el guía dirigió a la élite del tenis, donde luchará contra los demás, dos referentes. del momento, Novak Djokovic y Carlos Alcaraz.

Para llegar hasta aquí, Sinner ha realizado un trabajo inusual. Jugó al fútbol y, sobre todo, atacó a los líderes de los Dolomitas de su región, hasta la frontera con Austria. Ese año me uní al campamento nacional, pero prefería andar con raquetas de nieve. “Creo que me ha ayudado a registrar un buen equilibrio corporal y también a la hora de desarme, pero es muy distinto. El estado de ánimo que sientes en el juego es diferente, porque cuando bajas puedes hacer cualquier cosa, y el tenis no es tan malo», explica. Tampoco ha seguido el camino más habitual para acceder al circuito de élite. Precedido desde el escalafón intermedio y pasó directo al profesionalismo. «Si he probado mejores rivales que yo, porque es la mejor manera de probar y aprender estas cosas nuevas. Jugué algunos torneos junior cuando tenía 15 o 16 años, pero después me perdí el a término (con los retadores, la víspera del circuito ATP). Estrella entre los cinco o diez mejores del clasificación junior no era importante para mí; «Es importante afrontar esos momentos difíciles en la pista», dijo.

La jornada de hoy en el restaurante de tus padres también ayudó a crear una mentalidad prácticamente inalterable. Una estabilidad conmovedora que su principal entrenador, Darren Cahill, aprendió para gestionar los momentos delicados de los suecos Björn Borg y Mats Wilander. “Obviamente me molesté porque me sentía cansado, pero controlé bien mi cabeza. Esto es algo que me dice que esté seguro. Creo que ha saltado a este sentimiento en los últimos años, especialmente la última vez, para escucharme un poco mejor también. Al fin y al cabo, la mente es la única que se puede controlar», piensa, consciente de que en los últimos meses y, en particular, el suceso registrado en Australia, está en primer plano y, por tanto, la historia irá cambio a partir de hoy.

Sinner, durante una entrevista en Róterdam.ROBÍN UTRECHT (EFE)

Si el curso ha pasado de un lado a otro impermeable entre Djokovic y Alcaraz, el actual ofrece una alternativa interesante que se nota temporalmente de inmediato, en Melbourne. Allí, un recital. Un verdadero paseo. Otro ko ante el serbio, el tercero en menos de tres meses. » Si claro. Si ahora me respeto más, pero a la vez todo es diferente, porque lo sé mucho mejor y sé cuáles son mis puntos estúpidos. Estaba preparado para él y por eso entré para reaccionar directamente ante esta situación que es nueva. Sé que es un juego. «En ese sentido, antes era famoso, pero ahora todos, o al menos la mayoría, no tengo nada que perder contra mí, y es algo diferente porque mis rivales juegan con menos presión», anticipó.

En todo este caso, Sinner -tienes la vista, estos días presente en el torneo de Róterdam- asegura que ni el aldabonazo australiano ni la creciente fama variarán absolutamente en su plan. “Si hay presión, pero la presión mayor me hace sentir peor; el restaurante no es algo que me afecte”, afirma el número cuatro del mundo. “¿Alcánzar el uno? Sí, pero hoy tengo tres grandes cosas que hacer y estoy deseando sacar lo mejor del año pasado. En Wimbledon hay semifinales y eso no será fácil de mejorar; en Roland Garros pasó a segunda ronda; y en el US Open gané los octavos. Uno de los objetivos es ser el mejor en estos torneos. Pero voy paso a paso. Ser un antes de que pase por atrás, y antes de que pase por el muy. Creemos que podemos hacerlo este año”, agregó con la humildad que lo caracteriza.

Sinner posa con el trofeo australiano el próximo 31 de enero en el Coliseo.Giampiero Sposito (Getty Images)

Se dice que es un italiano muy antiitaliano o que no responde al protocolo italiano. Contenidos, blancos y cuidadosos, silenciosos y sobrios en acción, porque se encontraron en un día libre en la época de Australia y fueron destrozados por la Roma para ser recibidos por la presidenta Giorgia Meloni, encargada de fortalecer la física en su gimnasio. “Hoy tengo más atención sobre mí, pero nada ha cambiado”, dice en inglés, idioma que domina junto al alemán. «Lo único que sabemos es que necesito algo mejor si quiero marcar los próximos goles», prosigue, reclamando «ser un jugador más completo» y augura un buen futuro para él, para Alcaraz (20 años) y para el danés Holger Rune ( 20) se le permite retirar los artículos de su desalojo si no se rebelan.

“Es un estilo de juego distinto y también diferente en el aspecto mental, y también es algo muy bueno”, afirmó, al tiempo que asume el paralelismo con Djokovic. “Sí, creo que mi tenis es como el de Novak. Jugamos bien desde atrás, pero también pretendemos estar en números rojos y los desarrollamos de manera similar. Tuve la suerte de haber coincidido con él, Federer y Nadal, pero Roger lamentablemente no está. Tenía la intención de observar todo lo que sucede dentro y fuera de la prenda para aprender», prosiguió antes de participar en la pregunta final, y leyó las cosas como si supusiera: «Sí, es difícil decidir estar ahí una década, pero hace una década. puedes admirar esto y decidir que él puede disfrutar cada momento. Es importante hoy que haya un grupo de buenas personas a mi lado y en las que pueda confiar. Si pudieras avanzar hacia el futuro, no lo sabrías, pero deberías contactar a las personas adecuadas en tu área para hacer el viaje juntos. De eso se trata”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_