domingo, abril 14

La fiscalidad dura cuatro años y nuevas semanas de pago para que Ancelotti defraude a una Hacienda con un millón de euros Fútbol | Deportar

La Fiscalía Provincial de Madrid solicitó cuatro años y nuevas semanas de prisión para Carlo Ancelotti, entrenador del Real Madrid, que en su momento defraudó 1.062.079 euros durante las imposiciones fiscales de 2014 (386.361 euros) y 2015 (675.718 euros). El representante del Ministerio Fiscal encargado de la imputación de delitos contra la Hacienda, al confirmar su condición de residencia en España a efectos fiscales y reflejar que su domicilio está en Madrid, sólo lo presentó en sus declaraciones de alquiler. Recompensas al trabajo personal obtenidas por el Real Madrid. También omitió realizar las prestaciones correspondientes a la explotación de sus derechos de imagen que deberían haber sido encomendados a otras entidades.

La acusación alega que Ancelotti firmó el 4 de julio de 2013 un contrato de trabajo como contratista del Real Madrid para el período comprendido entre el 5 de julio de 2013 y el 30 de junio de 2016 «especificando su retribución para este período, además de las prestaciones de obra, representaciones derivado de la cesión de derechos de imagen al club”. En concreto, desde julio de 2013, el imputado no trabaja ni reside en España, aduciendo su domicilio y residencia habitual en una ubicación inmutable en una céntrica plaza de Madrid. Sin embargo, cuando el técnico dejó de formar «anticipada» su relación con el Real Madrid el 25 de mayo de 2015, su vida se detuvo en octubre de ese año, pues durante el año 2015 «España estaba en su centro principal de relaciones personales e intereses económicos». .

La Fiscalía concluyó que «para acabar eludiendo el tributo de la cesión de derechos de imagen» tanto como los ingresos del Real Madrid como otras marcas por diversos eventos, la técnica conoció una «compleja» y una «confusa» obstaculizada por Fideicocomisos e interpuestas empresas para canalizar el cobro de los derechos de imagen. Así, «simuló» la cesión de sus derechos de imagen a entidades «con responsabilidad real de actividad» y con capacidad operativa domiciliadas fuera de España «manteniendo así la opacidad de la persona en la Hacienda pública española y la ocultación del beneficiario real de la representaciones previas de sus derechos de imagen, de modo que no se tuviesen empresas que dependan de las cantidades recaudadas en España o fuera de nuestro país”.

Ancelotti, según Hacienda, firmó un contrato privado el 1 de julio de 2013 en el que cedía sus derechos de imagen a la entidad Vapia Limited por un periodo de estos años y un precio de 25.000.000 de euros. Un día después, la entidad designada como su apoderado al técnico del Real Madrid “ostenta las mayores facultades de actuación para gestionar sus derechos de imagen”. Posteriormente, en una solicitud no precisada, se formalizó un anexo al acto que modifica el plan de duración del acto, rebajando así el precio de compra de los derechos de imagen a un millón de euros.

El 4 de julio de 2013, de forma «paralela» a su actividad como entrenador del Real Madrid, obtuvo un contrato privado con el club para ceder el 50% de sus derechos de imagen a la entidad deportiva entre el 5 de julio de 2013 y el 30 de junio. , 2016. El otro 50% posee una empresa “innominada” e “indeterminada” que actúa en número y representación del empresario italiano. Esta sociedad pasó a ser Vapia LLP, con domicilio en Londres, y Vapia Limited, sociedad constituida en las Islas Vírgenes, circunstancia que no fue comunicada al Real Madrid hasta un año después. “De esta manera, el abogado es valorado por la empresa Vapia LLP para que se presente formalmente ante el Real Madrid como titular de los derechos de imagen, por lo que ni si desea formalmente a los titulares de los derechos, porque el contrato de transferencia está remitido. del 1 de julio de 2013 con Vapia Limited”, añade el escrito.

Ancelotti, según Hacienda, presentó in situ sus declaraciones de liquidación automática correspondientes al impuesto de alquiler personal, confirmando su condición de residencia en España y reflejándolo como domicilio en un sitio inmutable en una céntrica plaza de Madrid, sólo envió las retribuciones de trabajo personal percibidas del Real Madrid. Sin embargo, “omitió todo lo que corresponde a la explotación de sus derechos de imagen (…) dejó esta forma de declaración con valores negativos” con un saldo negativo de 39.575 euros durante el ejercicio de 2014 y 529.076 de 2015, cantidades que fueron desarrollado por la Agencia Tributaria en ambos casos.

La Agencia Tributaria precisa que los rendimientos derivados de la cesión de derechos de imagen suplantan unos ingresos importados de 1.249.590 euros en 2014 y 2.959.768 en 2015 ya que Ancelotti o el resto de entidades dependían de estas cuantiosas sumas. Pero es que, además, el técnico también omitió en sus declaraciones de dominio dos bienes inmuebles en el extranjero. Al tener en cuenta los ajustes correspondientes, Hacienda Española calculó el precio a pagar por las anualidades e ingresos omitidos y las devoluciones obtenidas en 1.062.079 euros (386.361 para el ejercicio 2014 y 675.718 para el ejercicio 2015).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.