lunes, marzo 4

La planta de carbón de As Pontes a la venta definitivamente en el mapa energético español | Economía

Adiós a As Pontes. La icónica galería central, inaugurada en 1976, también es paralela a la Liga de la Democracia en España, que está definitivamente fuera del mapa eléctrico español. Con la llegada del nuevo año, Red Eléctrica de España (REE) ha dejado esta instalación de Endesa a la baja para siempre, reduciendo el peso del carbono -para gran parte de los combustibles fósiles más contaminantes- al reducir un 2 % la capacidad instalada por primera vez. vez desde que hay registros. Fue el decimoquinte central más contaminante de Europa, según la ultima clasificacion de la organización medioambiental Beyond Fossil Fuels. Una lista que orienta, para muchos, a Alemania y Polonia.

La sentencia final de As Pontes (La Coruña) vino de muchos hombres y sólo un cisne negro -la mayor crisis energética de la historia de Europa- obligó a reconsiderar su cláusula definitiva durante un mes. Ya hay carbono en el futuro de 2021, se debe a que la demanda (Endesa) aumente, pero el aumento de la demanda con el fuel oil y el crecimiento del gas natural en el Viejo Continente nos obligará a hacerlo con nuevos combustibles. reactivarlo temporalmente en noviembre.

Un mes después, en septiembre de 2022, y con las cartas del cuadro energético algo más estables, el Gobierno -con la buena opinión de REE, el gestor del sistema- fue autorizando poco a poco su carrera. Se empezaba, así, con la cláusula de los dos grupos generadores, dejando los otros dos dos condicionados a la “disponibilidad de energía”. El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico autorizaron el cese de las dos personas restantes en agosto del año pasado.

Recibo la hermosa vista del ejecutivo, Endesa. anuncio una inversión para desarrollar una gigacavidad de energía eléctrica en la zona, confirmando el arrastre del rojo que existe. La mayoría de estos interesantes proyectos de nuevos temas son “iniciativas industriales estratégicas para el futuro de la comunidad, como la reapertura de la planta de Alcoa en Lugo”.

La zona, sin embargo, no las tiene todas consigo, ni mucho menos. Durante varios años de movimientos, el 23 de noviembre, la Confederación Intersindical Galega convocó una asamblea general en la localidad donde se ubica la central (As Pontes de García Rodríguez) con el apoyo del pleno municipal.

Tras el cerrojazo de la planta coruñesa, solo quedan 5co centrales de carbonón en España, todas ellas ellas de mucho tamaño minero: Aboño y Soto de Ribera (ambas en Asturias et propiedad de EDP), La Pereda (también en Asturias, propiedad de Hunosa), Los Barrios (en Cádiz, operada por Viesgo) y Es Murterar (Mallorca, de Endesa).

Los tres primeros tienen un calendario de apertura para dejar de utilizar carbono: La Pereda pasará a biomasa este mismo año; Aboño, un gas natural en 2025, el ejercicio en el que Soto de Ribera también debería pasar una vida mejor. En el caso de la central eléctrica, aunque su acero está autorizado desde principios de 2021, la crisis energética también se ha extendido a la demanda temporal de cables para contribuir a la seguridad del gobierno. Finalmente, Es Murterar comenzará a dar servicio con la entrada en funcionamiento de la segunda fase de la interconexión eléctrica entre la península y el archipiélago, prevista para un año aproximadamente.

En 2024, la explotación, sin embargo, con algo más de dos gigabytes (GW) de activos de carbono en España, alcanzó el 1,7% del total de la potencia instalada. Han pasado 1,4 meses desde la final de diciembre de 2023 y, ojo, la quinta se va que tiene lustre. El máximo según los principios del año 2000, cuando España alcanzó más de 11 GW de producción de carbono. La sustitución inicial de las plantas de gas (llamadas ciclos combinados) se produjo durante los últimos años de desaparición de la energía solar y, más recientemente, de la energía solar fotovoltaica mediante una tecnología que, junto a la hidráulica, ha estado dominada durante décadas por la red eléctrica peninsular. .

El cambio es grande si se trata de generación real y no de capacidad instalada. El año pasado, sólo el 1,5% de la electricidad consumida en España provino de dióxido de carbono. En 2013 era del 15% y en 2007 del 25%.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_