domingo, abril 14

La productividad en España sigue las leyes de los medios europeos y pide ayuda a Bruselas | Economía

“Nuestro país tiene un problema estructural en términos de productividad. Es un síndrome que hace que las cosas no vayan bien», afirmó el director ejecutivo de Fedea, Ángel de la Fuente. Fedea y el Colegio General de Economistas (CGE) celebraron este jueves una jornada sobre este indicador. Alertan sobre los bajos niveles de productividad en España en comparación con sus camaradas en la eurozona y con cada alcalde remoto en comparación con los medios de comunicación de la Unión Europea.

“No hay pruebas de que los fondos de la UE hayan ayudado a aumentar la productividad, lo que demuestra un hombre desempleado. En consecuencia, la ejecución de las ayudas y subsidios no se produjo al ritmo esperado y la asignación de los fondos no se realizó según criterios basados ​​en lo mejor de los beneficiarios. “Es posible que los efectos de las ayudas se observen a lo largo de un año”, afirmó durante la conferencia el catedrático de análisis económico de la Universidad de Valencia, Javier Ferri.

España tiene una productividad en términos de PIB por hora de trabajo sensiblemente inferior a la de la zona euro (53 dólares/hora antes 61, en 2022, según información de la OCDE). Lo más preocupante de la situación actual de España es que cada vez está más distanciada de los medios de comunicación, con un crecimiento del 2,5% desde 2015, frente al 4,7 registrado en los países de la Unión Europea.

En la sesión titulada Productividad, evolución pasada y futura y su importancia en el desarrollo económico.Fedea y el Colegio de Economistas han tenido un «problema» en este tema, porque «durante los últimos cinco años, el SMI ha aumentado más de un 50%, mientras que la productividad se mantiene estable», afirman. En este sentido, es posible que los efectos se puedan observar en un tiempo.

Los niveles de productividad han caído en España en los últimos años y en todos los sectores relacionados con los medios europeos. La agricultura, un 14% por encima de la economía media, fue el único piso aprobado en términos de productividad. Fedea sostiene que esta situación puede estar ligada principalmente a las diferentes condiciones climáticas o a un mejor uso que se podría hacer en España de la PAC.

Entre los factores vinculados al problema de productividad, Fedea y CGE señalaron principalmente los desequilibrios entre oferta y demanda de mano de obra, la alta temporalidad del empleo y las elevadas barreras de financiación para las pequeñas empresas.

La educación, un factor clave

Un mayor conocimiento del material significa que hay más oportunidades de obtener poder. Por tanto, la educación y la productividad son dos elementos clave. Los datos muestran que el abandono escolar y que la población carece de titulación académica o formación profesional son dos puntos que sitúan a España al servicio de los medios europeos en términos de productividad.

Además, durante la conferencia se informó que el uso de la inteligencia artificial es algo que está regulado por el gobierno y que las empresas pueden utilizar la herramienta de forma obligatoria. “Este tipo de tecnología tiene un enorme potencial para generar aumentos de productividad, pero también tiene mucho potencial para generar disrupción en el mercado laboral”, afirmó Ferri.

Mantener la apuesta por el talento

Uno de los puntos clave para aumentar la productividad de las empresas es abordar el talento que ocupa un contrato indefinido o las condiciones laborales que mantienen la motivación del trabajador.

El futuro secretario de Estado de Comercio, Juan Pablo Riesgo, se muestra satisfecho con el anuncio del Gobierno de crear un consejo de productividad. «Necesitamos hacer más para garantizar que el talento esté presente en nuestras empresas», afirmó.

Por comunidades autónomas

La información debe dejar claras las diferencias en productividad por regiones de España. El País Vasco, la Comunidad de Madrid y Navarra tienen las tres comunidades líderes según este indicador.

A cambio, a la cabeza de esta clasificación se encuentran Castilla-La Mancha, Andalucía, Canarias y Extremadura.

“Los niveles de productividad de las comunidades autónomas muestran importantes desventajas, así como una ruptura considerable con el progreso europeo. Es importante señalar que factores como la intensidad de la innovación, el tamaño de las empresas, el nivel de formación de los trabajadores, la estructura productiva o la calidad del empleo mantienen un vínculo con la productividad real y que sus valores difieren considerablemente de unos. región a otra», destacó José Carlos Sánchez, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO