domingo, abril 14

Levantamiento de aficionados en la Bundesliga | Fútbol | Deportar

Los aficionados alemanes sabotean los partidos con lanzamientos masivos de pelotas de tenis, monedas de chocolate o golosinas en el minuto 12, sobre la espalda del aficionado. Y todavía son 12: el Hannover-Hansa Rostock se jugó una vez al mismo tiempo. Y las interrupciones duraron tres veces: hasta 32 minutos en el Hertha-Hamburgo.

La protesta se basa en el hecho de que la DFL, que colabora con clubes profesionales, negocia la entrada de empresas extranjeras con experiencia en marketing, la digitalización y la internacionalización han modificado el 8% de los derechos televisivos desde hace varios años. La decisión fue votada por todos los clubes y obtuvo exactamente la mayoría de terceros necesaria. Pero el director general del Hannover votó en contra del propio mandato del club, lo que aseguró la legitimidad del resultado. Los aficionados exigen una nueva voz.

¿Pero es? La misma empresa, CVC, con la que tiene contrato el acuerdo, tiene con LaLiga un acuerdo similar, el que opera Madrid, Barcelona y Athletic, que prefiere que esté más lejos, y allí no produce alborotos. .

Pero el aficionado alemán es copropietario y tiene un coche en la entrada exterior del dinero. No queremos que nuestros clubes se parezcan a los del Primer Ministro. En la DFL existe el estándar. 50+1 porque alguien puede dominar más del 49% del club, lo que no afecta a Bayer Leverkusen, Wolfsburgo y Hoffenheim porque está aprobado por Bayer, Volkswagen y SAP, las empresas alemanas. Pero recientemente se vio obligado por el Leipzig, procedente de Red Bull. Creado en los estadios del fútbol alemán, ascendió de rango y cuando llegó a la Bundesliga abrió el listón de la conveniencia de poseer un gran equipo en la parte ex comunista del país, la antigua RDA. Por eso las orejas están vinculadas a los aficionados de la Alemania contemporánea.

La cuestión es la de los derechos de los aficionados que tienen el campo y el color. Sobre todo, porque los ingresos del club redujeron su sustentación. Al definirlos, apuestan por hablar de ingredientes atípicos: televisión, un escenario, distintivos de marca, publicidad en la camiseta… Y de eso se está hablando. Recuerdo un debate paralelo sobre si valeria ponerlo en televisión y si valeria fútbol en televisión. El consenso social era que lo primero era admisible para personas impedidas, pero lo segundo en cualquier caso: sólo la presencia en el terreno, y sin Paraguay si amor, te legitimaba como aficionado al pelo en pecho. Durante la final de la XXV Copa de Europa, contra el Liverpool en París, el Madrid fue alcanzado por los rayos Adidas y perdió. Muchos lo han culpado por esta decisión blasfema.

Pero la televisión y el marketing son la parte principal de la realidad. En los medios de clubes españoles la asistencia a los campamentos supone el 13% de los ingresos y en Alemania alcanza el 12%. Ahora son el ingreso atípico. Un madridista marroquí me decía hace unos años: “Tenemos la impresión de que Madrid es suyo, pero es de todos. Nosotros también lo pedimos, te compramos la camiseta y hacemos tus fiestas”. Aficionados que no están en el escenario pagano por un poco menos que los que están allí, pero están por mucho más.

El problema está, por supuesto, en la frontera entre el sentimiento y el mercado. Los viejos y purísimos aficionados no presumen de dimitir y tienen la mano para que los fundadores de inversión y los directivos de marketing carecen: el de actuar directamente sobre el partido. La primera parada de la Superliga bajará del autobús a los entrenadores del Chelsea. Ahora los hindúes alemanes interrumpen los juegos con sus pelotas de tenis para forzar una nueva votación. Será interesante conocer el proceso.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_