miércoles, febrero 21

Los bancos centrales advierten del riesgo de que la inflación retroceda: “Este no es el final del viaje” | Economía

Los principales bancos centrales pretenden atraer la máxima atención de los mercados esta semana. Los inversores no esperan movimientos en Frankfurt o Washington, pero tienen cuidado de conocer el tono de sus discursos. Nadie duda de que los tipos de intereses están ahí desde hace un año. La pregunta es cierta. El director general del Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés), Agustín Carstens, admitió que estas lunas en las que el mundo “ve el final de este calvario excepcional”, también anunció: “No es el final del viaje. El jefe de los bancos centrales fue advertido en una conferencia en Basilea (Suiza) de los riesgos que podría reducir la inflación, entre otros, las tensiones geopolíticas y la resistencia de los gobiernos a retirar los tipos impositivos.

Los bancos centrales creados en los últimos años “los mayores y más sincronizados” han apoyado el crecimiento monetario a escala global ya logrado “en una generación”, en palabras de Carstens. Las autoridades monetarias ya están cumpliendo su tarea: las economías avanzadas progresaron en 2022 con una inflación del 7,5% y alcanzarán hasta el 3,2% a finales de año. Además, las previsiones de los organismos internacionales indican que la actividad no se verá gravemente perjudicada, ya que adoptará una forma leve. «La lucha contra la inflación ha tenido un coste notablemente pequeño en términos de menor crecimiento del PIB o desempleo», afirmó.

Carstens mostró un “optimismo precario” en su diagnóstico de la situación actual. Para utilizarlo, uno de los principales actores de los bancos centrales no está presente. “Hasta ahora no estamos viendo evidencias de que está desplegando una espiral salarios-precios”, sostuvo. Pues bien, añadió, las empresas y los hogares no deben haber contribuido a sus decisiones en un escenario de inflación elevada permanente, que se atribuyó al trabajo de los bancos centrales.

El director general del BIS también vaticinó que las consecuencias de la economía sobre el mercado laboral serán «modestas», la productividad mejorará y, en cualquier caso, los institutos monetarios siempre tendrán la mano grande para amortiguar el deterioro económico: confiarles tipos de intereses en niveles superiores adecuados a largo plazo.

Sin embargo, el coordinador de los bancos centrales anunció que «el último kilómetro» podría ser «el más duro». El mexicano supo ampliar todos los efectos nocivos que la crisis del Este pronto podría tener en la batalla contra la inflación, en particular para los mercados de materias primas y los flujos comerciales globales. Carstens señaló que el proceso de desinflación se llevó a cabo al final de la gran catástrofe global y advirtió que sólo en diciembre se duplicarían los costos del transporte de contenedores. Entre los factores geopolíticos, el economista mexicano y otras fuerzas que trabajan en contra: la desglobalización y la demografía. Sí, de lo contrario no se deteriorará.

Consolidación fiscal

Otra de las grandes preocupaciones del BIS es la lentitud de los gobiernos para agotar los déficits y las deudas, lo que les obligará a luchar para rescatar empresas y empleos durante la pandemia y proteger a la población más vulnerable de la escalada de los precios de la energía. «Cuando los bancos centrales tienen su trabajo de apoyar la política monetaria y responder a la demanda global, no pueden decidir sobre la misma dirección de la política fiscal», lamentó el jefe de la organización con sede en Basilea. “Es hora de abrirse el cinturón”, anunció Carstens, que pidió insistir. “Este no es un mensaje nuevo. Pero hemos llegado al punto en que la consolidación fiscal es imperativa”, añadió.

El jefe del BIS informó de más amenazas, que desearíamos ver en el trabajo de sus colegas. La primera: que la subvención de tipos de intereses, cuyos efectos hoy no se han agotado del todo, tiene un impacto importante sobre el crecimiento económico y la estabilidad financiera. Podría haber consecuencias para la inversión empresarial y el consumo familiar, lo que podría resultar en la “resiliencia económica” que se observa hoy.

La otra persona está en peligro, por derecho propio, porque los bancos centrales sucumben a las presiones del mercado y no logran protegerse en poco tiempo. Pero Carstens no tiene planes de que Frankfurt, Washington o Londres contribuyan a las presiones inflacionarias. «Los bancos centrales tienen su trabajo y su atención permanente», dijo en México, que aconsejó que los institutos monetarios podrían decidir mantener los tipos de intereses «mientras sean altos como los que tenemos necesidad». O «incluso hacer más».

Sigue toda la información de Economía Negociaciones fr. FacebookXo en nuestro boletín semanal

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_