lunes, marzo 4

Vinicius: “Todos los que quieran ir juntos para salir en la prensa y no ser un santo” | Fútbol | Deportar

El Madrid jugó la final una hora y 21 minutos antes del partido inaugural, en el clásico ritual de visualización de Jude Bellingham. Cada día, el joven siempre aparece en el partido cuando va al estadio y se lanza a una mirada, solo y con ensimismo, para visualizar el encuentro, comentó más de una vez. La Supercopa no es una excepción. A las 20.39 hora saudita (dos meses en España), el inglés operó el túnel de vestuario y se ubicó exactamente en el mismo punto del centro del campo desde donde partió la asistencia del primer hombre de Vinicius. Hoy, con su vestido de traje y las manos en las bolsas, Bellingham se encuentra en el punto espinal y se queda cuatro minutos mirando el verdor y el videomarcador. No hay mejor jugador del Madrid en su equipo. Mientras las pantallas mostraban las imágenes de finales del año pasado, que cuatro días ante el Atlético, se podía contemplar el parón durante el ritual.

4

Andriy Lunin, Ferland Mendy, Nacho, Dani Carvajal, Rüdiger, Aurélien Tchouameni, Federico Valverde (Dani Ceballos, min. 86), Jude Bellingham (Joselu, min. 85), Kroos (Modric, min. 81), Vinicius Junior (Camavinga) , min. 81) y Rodrygo (Brahim Díaz, min. 76)

1

Iñaki Peña, Koundé, Ronald Araújo, Alex Balde, A. Christensen, Ferrán Torres (João Félix, min. 61), Pedri (Lamine Yamal, min. 61), Gündogan, Sergi Roberto (Fermín López, min. 61), Frenkie De Jong y Lewandowski

goles 1-0 minutos. 7: Vinicius Júnior. 2-0 minutos. 10: Vinicius Júnior. 2-1 minutos. 32: Lewandowski. 3-1 minutos. 38: Vinicius Júnior. 4-1 minutos. 63: Rodrygo.

Árbitro Juan Martínez Munuera

Tarjetas amarillas Ronald Araújo (min. 36), Sergi Roberto (min. 39), Jude Bellingham (min. 42) y Rüdiger (min. 62)

Luego de cumplir el protocolo, caminó con paso parsimonioso para hacerlo realidad. Las 22.07 hora saudita, precisamente desde su lugar de observación, pidió un pase exquisito con el exterior de Vinicius, entre Christensen y De Jong, y sin que Koundé pudiera cortarlo. Un envío que inauguró el triplete de Brasil, siempre y cuando estuvo capado en los clásicos de Araujo y esta vez liberado gracias al espacio que concedió a la defensa azul, muy adelantada, y a la noche oscura de Uruguay, expulsada. El extremo celebró el primer tanto con el siu de Cristiano Ronaldo, presente en uno de los palcos. “Hay muchos espacios en Barcelona, ​​vídeos y nuestra opinión al respecto”, explicó Vinicius.

Después de que Bellingham ganara y Rodrygo mandara para el 2-0, Vini se convirtió en el primer jugador en anotar dos Dianas en los primeros 10 minutos de un clásico del crítico Gary Lineker de 1987. El blanco que había grabado fue golpeado por el danés Henning Jensen, en 1978. Y luego recibió el penalti, pero también fue víctima de un Araujo dislocado. Brasil solía dejar caer al primero de los blancos en pena máxima este curso, en el clásico veraniego. Los errores se informan hasta cuatro segundos desde 11 metros. En esta ocasión la cruz fue entregada a Iñaki Peña siguiendo instrucciones de Bellingham. Un tercer emboque que lo convirtió en el quinto que anotó un triplete en un clásico: Samitier (1926), Barinaga (1943), Narro (1951), Zamorano (1995) y es este Domingo. “Necesita dos o tres partidos para volver a su nivel”, valoró Ancelotti.

Sin embargo, en medio de tu particular fiesta, también tendrás leña para tu clásica heladera con tus rivales cuando Araujo sea expulsado por una falta propia. “Estoy triste porque todos quieren ir conmigo, pero no quiero ensuciarme cuando lo tome. Tengo la intención de estar lo más tranquilo y centrado posible, pero muchas veces no estoy solo. Está claro que no soy un santo. A veces se enoja y dice que no debería hacerlo, pero que estoy aquí para ser mejor y dar ejemplo a los niños. Mi maestro y mis compañeros me ayudaron”, comentó durante su cotejo como MVP del duelo.

El jueves, Lunin; El Domingo, Kepa

El restaurante está ocupado por Andriy Lunin, esta vez titular y autor de cuatro intervenciones en pesos. Toca bien a Ferrán, hoy con empate, le ha metido mano a un disparo de Lewandowski, ya que cerró con la intención de Ferrán Torres, y tiene todo lo que quería en João Félix. El giro en la puerta de Madrid no se produce. Dos fiestas en el Riad, dos porteadores. En caso de duda, Kepa siguió al poderoso Lunin. “Ante el Atlético, sé que hoy (por este domingo) jugaría Lunin. Y los jóvenes, estará Lunin. En La Liga tomará el relevo Kepa”, anunció Ancelotti, que dominó a Zidane en número de partidos gestionados en el club (264) y otro tanto en número de títulos blancos (11). Para dejar la habitación aparte solo queda Miguel Muñoz. “El resultado es demasiado abultado para cómo se juega en Barcelona. No se haga ilusiones con las dos primeras catas de Vini. Los cogimos en el espacio. Casi conseguimos algo más con el 2-0”, analizó el técnico italiano.

El Riad desierto, un pueblo con muchos coches y un caso donde no hay turba, es sin duda llamado el rastro de lo clásico. Esta es una década de turistas que pasan por el Palacio fortificado de Masmak, que también es un lugar turístico en la capital saudí. El último pasaje de la noche es el de Kroos, nuevamente abandonado por sus críticos ante la salida de los jugadores de La Liga saudí, y que, en su caso, se mostró parsimonioso, saboreando los pitidos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.